Lectura al Sur: Cultura y soberania alimentaria

PUBLICIDAD

Cultura y soberania alimentaria

Agricultura Urbana
¡Comida hasta en los techos!
“Conversatorios para Construir Sostenibilidad” promovidos 
por el Jardín Botánico y el Instituto IASS

Por: Elizabeth Pérez Pérez
Especial para Lectura al Sur

En el mundo actual, cuando hay gobiernos como el chino que buscan fuera de sus fronteras tierras fértiles para cultivar y garantizar la alimentación de sus ciudadanos, la cubana María Caridad Cruz contó la experiencia de esta isla caribeña, en donde 300.000 de sus habitantes decidieron apostarle a la agricultura urbana, como una manera alternativa de asegurar comida para sus familias. ¡Y les queda hasta para vender!



El proyecto, impulsado por la Fundación Antonio Núñez Jiménez, y respaldado por el gobierno de la isla, lo expuso esta cubana en el marco del conversatorio ‘Suelos & alimentación – Sembrando soberanía alimentaria en la Región Capital’, promovido por la Jardín Botánico de Bogotá José Celestino Mutis y el Instituto de Estudios Avanzados para la Sostenibilidad- IASS, y que se desarrolló en dos sesiones: la primera en el auditorio de la Biblioteca Virgilio Barco, y la segunda en el Jardín Botánico José Celestino Mutis.

La agricultura urbana tiene incipientes antecedentes en la capital del país. Hay antejardines en los que se ven pequeñas huertas caseras, e incluso en barrios vulnerables como los de los cerros orientales, ongs promueven esta forma de autoabastecimiento alimentario. Pero falta insertar esta iniciativa dentro de las políticas públicas alimentarias, para garantizar apoyo técnico a los agricultores urbanos.
 
 
En sus casas, los capitalinos pueden sembrar verduras, hierbas medicinales y aromáticas, algunos cereales, frutas, y otros productos que se adapten al clima frío. Las terrazas, patios, antejardines, y hasta los techos pueden servir, como ya lo hacen los cubanos. María Caridad Cruz mostró en su exposición la ampliación de ‘la frontera agrícola urbana’ cubanda, donde usan incluso los separadores de las avenidas y zonas verdes de conjuntos residenciales.

María Caridad Cruz.
  Todo, como parte del concepto de ‘permacultura’, que integra la agricultura a la vida urbana, y no le deja la responsabilidad de producción de alimentos solo a los campesinos. “La agricultura urbana disminuye la distancia entre los habitantes de las ciudades y el ámbito rural, entre los seres humanos y la naturaleza”, dijo María Caridad Cruz.

Este modelo de producción alimentaria es además una manera diferente de concebir la riqueza, vista desde la mirada de “tener suelos vivos, aguas limpias y aire limpio, que garantizan alimentos sanos”, dijo la cubana.

Fotos: Ana Julia Castrillon C/Lectura al Sur - http://blog.construmatica.com