Lectura al Sur

Cuando visite a Pasto, no olvide ir a EL PAYANES, ricuras para toda la familia. El Vergel

Cuando visite a Pasto, no olvide ir a EL PAYANES, ricuras para toda la familia. El Vergel
Feliz 2015!
Todo dependerá de lo que hemos dejado atrás para decir: 
este ha sido el mejor año de mi vida
Hemos dado cima a un año más. El tiempo gravita sobre el espíritu y nunca se detiene. El año que se aleja no queremos retenerlo y lo despedimos como al huésped que al marcharse nos deja recuerdos, experiencias, o el inicio, culminación o conquista de proyectos anhelados. Al año que se acaba de iniciar le tendemos la mano de bienvenida, esperanzados quizás con la llegada de mejores días y mejores cosas. Al ponerse el sol de un viejo año, hombres y mujeres siempre estamos al acecho de la felicidad. Pobres y ricos, sabios e ignorantes, jóvenes y niños, todos aspirando a algo mejor. Pero sucede que el blanco de la felicidad, como el príncipe de la leyenda, nunca está al alcance de los que la persiguen afanosamente. ¿Qué sorpresa nos reserva el año que se inicia? Lo desconocemos; pero no importa porque Dios estará con nosotros. Pongamos la mano sobre la mano de Dios y El será más que camino y que luz. El 2015, se proyecta con la perspectiva y la visión de un camino que tendremos que recorrer paso a paso, y a medida que vayamos recorriendo dejaremos una estela que señalará a los demás por donde hemos transitado. Todo dependerá de lo que hemos dejado atrás para decir: este ha sido el mejor año de mi vida. Eso sí, debemos estar todos preparados para mirar hacia adelante y afirmar: el presente año puede y será el mejor de todos! Ana Julia Castrillon C/Red de Lectores