Lectura al Sur

Cuando visite a Pasto, no olvide ir a EL PAYANES, ricuras para toda la familia. El Vergel

Cuando visite a Pasto, no olvide ir a EL PAYANES, ricuras para toda la familia. El Vergel
Por las víctimas?
"Estas jornadas por la paz son una farsa...": Fernando Vallejo

Por Ana Julia Castrillon/Lectura al Sur
Nota editorial 

Entre tanto el distrito y el gobierno nacional financian una multimillonaria gestión de publicidad y contratación de eventos, artistas, personajes e invitados nacionales y extranjeros de todo tipo y se promueve el proceso de paz, todo a nombre de la víctimas, estas se debaten en la negación de sus derechos, el maltrato y exclusión permanentes, y una batería de abogados de la Unidad Nacional de Victimas, preparada para negar con diversas teorías jurídicas todos sus derechos. Según fuentes y afectados, a las víctimas ya no les sirven los derechos de petición, las tutelas, los desacatos. Además han creado una campaña publicitaria para convencer a las victimas a no acudir a abogados o intermediarios para que les apoyen en sus reclamos, porque dizque los van a engañar. Falso. Sí los necesitan; de otra manera no tendrían como hacer exigibles sus derechos. Con este tipo de shows, marchas pagadas, procesos, comités, mesas, y con una minoría de victimas cooptadas de diversa forma (hasta con viajes, hoteles, desayunos, almuerzos y ayudas) ganan los de siempre: los contratistas y/y operadores, los que están detrás de estos y los decenas de famosos y ricos personajes invitados, Maradona, el Pibe, etc, quienes son los que llenan sus bolsillos con los millonarios contratos. Estos pagos si salen de una, son rápidos, inmediatos, mientras a las victimas ni siquiera se les giran los miseros apoyos de sostenibilidad, sus ayudas humanitarias, los subsidios de vivienda, etc, etc. No existe verdad, menos justicia y reparación para la inmensa mayoría, solo para los cooptados o "comprados" -según las mismas víctimas- que los vemos tomándose la fotos con los gobernantes y funcionarios de turno, y alabándolos hasta más no dar. El escritor Fernando Vallejo, si que sabe llamar a las cosas por su nombre, veamos: "La ruina de Colombia es inconmensurable: económica, social, cultural, moral, total. Millones de exiliados, millones de desplazados, millones de desocupados, una deuda externa de 100.000 millones de dólares, un sistema financiero de estafadores, un Congreso de corruptos, un poder judicial corrupto, el campo en ruinas, el peso en picada, la prensa arrodillada, las ciudades en manos del hampa, la inseguridad en todas partes, y como última razón y causa de todos nuestros males, la desaparición del Estado, el cual incumpliendo su función esencial de garantizar la vida y los bienes de todos no se los garantiza a nadie y solo existe aquí para atropellar y atracar: para atropellar con sus trabas y atracar con sus impuestos"