Lectura al Sur

Cuando visite a Pasto, no olvide ir a EL PAYANES, ricuras para toda la familia. El Vergel

Cuando visite a Pasto, no olvide ir a EL PAYANES, ricuras para toda la familia. El Vergel
Cultura y Literatura
Pocos libros, poca lectura
Nuevas políticas distritales para el desarrollo de colecciones
Foto SCRD
La Biblored trabaja en la construcción de lineamientos de política de adquisiciones que logren un equilibrio entre diferentes criterios como los de preservar la bibliodiversidad y la edición alternativa (en Bogotá ésta es garantizada principalmente por pequeñas editoriales que trabajan en papel) y el impulso a alianzas para compras y para producción nacional de libros y recursos digitales que atiendan los gustos, particularmente de la juventud, en la era digital
El panorama de las colecciones de las bibliotecas en Bogotá que presentael informe Libros y Educación, de la Universidad del Rosario, no es alentador. La Universidad de Harvard, el ejemplo de más contraste, cuenta con un promedio de 17 millones de libros, entre recursos físicos y electrónicos, mientas que la universidad bogotana que tienen mayor número de ejemplares, la Universidad de los Andes, cuenta con 400.000 libros. La Biblioteca Nacional, por ejemplo, tiene un total de 3’921.763 y la Luis Ángel Arango 1. 248,186. 
Con una inversión de 5 mil millones, la colección de Bibliored pasó de contar con 542 mil volúmenes en 2011 a 620 mil en 2014 ( un aumento del 14.4 %) en libros de papel, cumpliendo la meta fijada por el Plan de Inclusión en la Cultura Escrita, establecido en 2011. En lo concerniente a recursos digitales la colección presenta un salto importante que demanda una movilización también de soportes digitales, promotores expertos, calidad de la conectividad y oferta de producción nacional para lograr una acción equilibrada en el contexto distrital. En efecto, de 6 bases de datos, se pasó a 20 bases de datos y a contar con cerca de 10 millones de recursos digitales puestos a disposición de la ciudadanía a través del sistema de afiliación. Libros, revistas, música, cursos de lenguas, juegos, películas y documentales, conforman la oferta. 

La Biblored trabaja en la construcción de lineamientos de política de adquisiciones que logren un equilibrio entre diferentes criterios como los de preservar la bibliodiversidad y la edición alternativa (en Bogotá ésta es garantizada principalmente por pequeñas editoriales que trabajan en papel) y el impulso a alianzas para compras y para producción nacional de libros y recursos digitales que atiendan los gustos, particularmente de la juventud, en la era digital.

 La Biblored tiene por vocación ocuparse de difundir el placer de la lectura y la cultura escrita en sus diversas modalidades, así como propiciar la socialización y el dialogo de los saberes entre el ciudadano corriente y con este objetivo se construye su colección. El reto es muy importante si se piensa que la inversión en adquisición de libros y recursos (digitales o de papel) solo representa el 7% del presupuesto general de la Biblored.

Fuente: Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte