Lectura al Sur

Cuando visite a Pasto, no olvide ir a EL PAYANES, ricuras para toda la familia. El Vergel

Cuando visite a Pasto, no olvide ir a EL PAYANES, ricuras para toda la familia. El Vergel
Lo que cuesta en Colombia pensar y actuar con libertad
La escritora y profesora Sanín perdió su cargo como docente, por 
 pensar, opinar y expresar verdades a los cuatro vientos
"Los patrones"
"Cuando regresé a Colombia, desde el comienzo, me impresionó en la Universidad de Los Andes el miedo al patrón, el miedo a la libertad, con todas sus derivaciones: el chisme, la confabulación, la envidia entre colegas, la adulación, y la gran y desoladora hipocresía. Me impresionó el miedo de los profesores a hablar, a opinar, e incluso a reclamar sus derechos..."

Por Carolina Sanín
Fotografía y escrito reproducido de Facebook

Lo que pasa es que yo no creo en el patrón. Aunque tratara, no podría. Nunca he creído que la gente libre (o sea, toda la gente) deba tener patrón. Creo que nadie debería tener más patrón que su conciencia, su tradición y la ley. Y tampoco creo en la otra acepción de "patrón". No creo que haya un patrón según el cual todos debamos ser moldeados o recortados. Y como creo eso, escogí trabajar en la academia. Porque en la academia no había, me dijeron, "patrones". Enseñé durante 5 años en una universidad pública de Estados Unidos, y así era: sin patrón. No como en una fábrica. No con patrones ni patrones, sino con la seriedad de enseñar y aprender y escribir y punto.
Los portales web Lectura al Sur y periódico EL INFORMATIVO se solidarizan con la escritora y profesora Carolina Sanín, ante los evidentes hechos que lastiman la libertad de pensamiento y de opinión al interior de lo que debieran ser sagrados recintos para el intelecto, el humanismo, la ética, la moral, la democracia, la inclusión, etc, y no para los negocios. ¿De dónde son egresados quienes tienen a Colombia en la grave crisis que afronta? De qué universidades provienen los delincuentes de cuello blanco que tienen al país en jaque en materia de corrupción, mafias, inequidad y elaborados crímenes y luego cínicamente salen pregonar al mundo que son "perseguidos políticos" . ¿Qué clase de egresados están formando los muy prestigiosos centros del saber, el pudor y la ética que reaccionan como reaccionaron contra académicos como la profesara Sanín, solo porque les cantan sus verdades a los cuatros vientos?

Cuando regresé a Colombia, desde el comienzo, me impresionó en la Universidad de Los Andes el miedo al patrón, el miedo a la libertad, con todas sus derivaciones: el chisme, la confabulación, la envidia entre colegas, la adulación, y la gran y desoladora hipocresía. Me impresionó el miedo de los profesores a hablar, a opinar, e incluso a reclamar sus derechos y, al mismo tiempo, su incapacidad de solidarizarse con sus colegas y su presteza para difamarlos. Recuerdo que en el semestre en el que entré, los profesores daban, adicionalmente a su contrato de trabajo, clases gratis en Educación Continuada, un negocio de la Universidad.


Yo los convencí de que eso debía pagarse aparte, y entonces, un año después, empezaron a cobrarlo adicionalmente, aunque al principio me respondieron en el Consejo de Departamento, muy escandalizados por lo que llamaron mi "sindicalismo", que eso se hacía sin cobrar y "por contribuir a la institución". También —y ellos probablemente lo recordarán— insistí para que los profesores de planta de mi departamento diéramos cinco cursos al año, lo cual estaba contemplado en nuestro contrato (que dice de 4 a 6 cursos), aunque la mayoría de los profesores daban siempre seis cursos y no decían nada. Hoy todos enseñan cinco. Tal vez los colegas del Departamento de Literatura de Los Andes, los mismos que hoy no han expresado absolutamente ninguna solidaridad (a diferencia de otros profesores de otras facultades, que sí lo han hecho valientemente) no recuerden que por mi "jodedera" enseñan cinco clases y no seis, y cobran cuando enseñan en Educación Continuada. 

Quizás les dé miedo recordarlo, como les da miedo decir públicamente las críticas al rector y sus políticas que expresan en el Consejo de Departamento y que solo yo digo públicamente. Yo los entiendo: da miedo que lo echen a uno del trabajo. Estoy comprobando hoy que es pesado eso de no tener trabajo. Y eso de agradecer a un colega indisciplinado también debe de ser muy difícil. Es mejor mandarle una carta al rector encabezada con "Querido rector" y lamentando el deplorable comportamiento de una colega en los medios (el mío), para congraciarse con el patrón y curarse en salud, como hicieron varios de mis colegas, sin tener, sin embargo, un solo reproche ni personal ni académico que hacerme, más allá de mi molesta personalidad. Los estudiantes en cambio quizás sí recuerden que por mi "jodedera" hoy puden graduarse con tesis en escritura creativa, y que diseñé y conseguí que se abriera la opción en creación literaria en la Universidad, y que logré que se abriera un curso de Español para los estudiantes de Literatura (que antes tenían que tomar Español con los demás estudiantes, como si no fuera su área de especialización), y que por mí se enseñó en el departamento por primera vez un taller de traducción, por ejemplo, además de muchos otros cursos nuevos (dicté 15 cursos distintos, en 7 años), y que traje a escritores externos a que dictaran talleres, etc., etc. Hice cosas constantemente por la Universidad de Los Andes, y le fui leal. Y era la única profesora de planta dedicada a escribir literatura en un departamento de Literatura que ahora no tiene en su planta a ningún escritor. 

En eso, creo yo, era un ejemplo para los estudiantes, a los que en el Departamento de Literatura de los Andes se les ha dicho, semestre a semestre, desde que entran: "Aquí no vienen a ser escritores". Adicionalmente, insistí y logré que se incluyera el año pasado, en el Reglamento de la Facultad de Humanidades, por primera vez en la Universidad de Los Andes, la prohibición explícita de tener relaciones o acercamientos sexuales o románticos con estudiantes (el artículo fue redactado por mí, como recordará la Decana, que lo aprobó). Digo todo esto —hago esta lista de servicios prestados— con un poco de impudor y hasta de patetismo, y la hago en mi defensa. Pero sí, es cierto: nunca hice amistad con nadie. Nunca conspiré con nadie. No participé en charlas de corredor. Nunca tomaba tinto ni fumaba con los colegas a la salidita de la oficina, en el patiecito. Nunca le hice sonrisas al rector, ni a ningún vicerrector. 

No iba a comer donde mis colegas ni invité a ninguno a comer a mi casa, porque hago muy poca vida social y solo con mis íntimos. No solía hacerles conversación tampoco a los estudiantes por fuera de clase. No me dediqué a ser simpática con los estudiantes, ni a decirles lo geniales que eran, ni a hacerme la chévere con ellos, y, a pesar de eso, muchos de ellos (y me atrevo a decir que los mejores) me querían. Entre los profesores de Los Andes tuve un solo amigo, que sabe quién es, y varios enemigos: por mi antipatía y también porque yo estaba dedicada a los estudiantes, a las clases y a escribir: quizá porque me tomaba demasiado en serio mi trabajo. Yo a Los Andes solo iba a trabajar. Jamás quise un puesto de dirección, y de hecho así lo expresé claramente, lo que debió ser también sospechoso. Pero tampoco traté, para no ir a herir a los colegas, de no destacarme, ni dejé de formar parte de la vida cultural nacional, ni dejé de hacer mi trabajo menos bien que lo que podía. Y nunca creí que había un patrón. Y tampoco lo creo ahora. Si hubiera de verdad un patrón, yo no podría escribir esto cuando quiero, donde quiero, para que lo lea quien quiera. No hay patrón, jóvenes, patrón no existe.

Fuente: 

Nota: Los portales  web Lectura al Sur y periódico EL INFORMATIVO se solidarizan con la escritora y profesora Carolina Sanín, ante los evidentes hechos que lastiman la libertad de pensamiento y de opinión al interior de lo que debieran ser los sagrados recintos para el intelecto, el humanismo,  la ética, la moral, la democracia, la inclusión, etc  y no para los negocios. ¿De dónde son egresados quienes tienen a Colombia en la grave crisis que afronta? De qué universidades provienen los delincuentes de cuello blanco que tienen al país en jaque en materia de corrupción, mafias, inequidad y elaborados crímenes y luego salen  pregonar al mundo que son perseguidos políticos. ¿Qué clase de  egresados están formando los muy prestigiosos centros del saber, el pudor y  la ética que reaccionan como reaccionaron contra académicos como la profesara Sanín, solo porque les cantan sus verdades a los cuatros vientos?