Lectura al Sur

Cuando visite a Pasto, no olvide ir a EL PAYANES, ricuras para toda la familia. El Vergel

Cuando visite a Pasto, no olvide ir a EL PAYANES, ricuras para toda la familia. El Vergel
Turismo de naturaleza en áreas protegidas: 
reto de sostenibilidad  
Foto SINA
El turismo sostenible, incluido el de base comunitaria, es reconocido como instrumento generador de oportunidades de conservación y utilización sustentable de la diversidad biológica que mejoren las condiciones de vida de las poblaciones, no solamente a nivel nacional, sino en el entorno global en el marco de los mandatos del Convenio sobre Diversidad Biológica (CDB).
Por ello, cualquier iniciativa que formule, implemente y desarrolle actividades turísticas en el país debe incorporar aspectos económicos, de conservación y uso sostenible de la biodiversidad, con base en la participación e inclusión de las comunidades locales. Este tema cobra especial interés en áreas protegidas por sus características especiales de manejo y gestión que se fundamenta en la necesidad de resguardar la riqueza natural de la nación y de conservar su diversidad biológica para garantizar el bienestar de sus habitantes a través de la adecuada provisión de servicios ecosistémicos.
En ese sentido, hay una clara responsabilidad del sector ambiental, de toda la institucionalidad del SINA de apoyar las iniciativas de turismo de naturaleza con investigación, información y gestión de conocimiento como elementos indispensables para orientar una adecuada toma de decisiones que permitan alcanzar la sostenibilidad.

El proyecto normativo propuesto desde el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo (Mincit) para la promoción del turismo de naturaleza en ecosistemas de los Parques Nacionales Naturales (PNN) de Colombia debe reflejar criterios que fomenten la conservación y reduzcan al mínimo las posibles afectaciones a los ecosistemas, con la guía y acompañamiento del Sistema Nacional Ambiental (Sina). Por ello, el Comité Nacional de Turismo Naturaleza que se propone establecer debe incluir dentro de sus miembros, al menos a Parques Nacionales Naturales, con la asesoría científica y técnica de los Institutos de Investigación Científica del SINA.

Para finalizar, el Instituto Humboldt invita a reflexionar de las lecciones aprendidas como nación para crear, a partir de ellas, una identidad propia y sin copiar otros modelos. Aunque Colombia es uno de los últimos países en integrarse al turismo de naturaleza, su tránsito exige prudencia e iniciativas inspiradas en las particularidades que trae consigo ser el país más rico en biodiversidad del planeta, sin reducirlo a un simple tema de mercados y franquicias.